• Imprimir

Gases

Las instalaciones de gas se regulan en el Reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gases, aprobado por Real decreto 919/2006, de 28 de julio, y por las instrucciones técnicas complementarias ITC ICG01 a ICG11. El objeto del Reglamento es establecer las condiciones técnicas y garantías que deben tener las instalaciones de distribución y utilización de los combustibles gaseosos y aparatos de gas, con el fin de preservar la seguridad de las personas y los bienes.

Sí. Las instalaciones de gas, a lo largo de su vida útil, deben pasar por unos controles periódicos que el reglamento fija, tanto en la periodicidad como en el agente que las debe hacer, según el tipo de instalación y el destino que tenga.

Así, si hablamos del control reglamentario a las instalaciones receptoras suministradas desde la red de canalización (de gas natural, de propano ...), este control se llama "inspección periódica". En los demás casos de suministros y tipo de instalaciones, el control periódico se llama "revisión periódica".

La persona titular de la instalación es responsable de realizar las revisiones periódicas por medio de los agentes que especifica el reglamento.

La empresa de distribución es responsable de realizar la inspección periódica de las instalaciones receptoras alimentadas desde la red de distribución. Cuadro resumen del control reglamentario de las instalaciones de gas:

ITC
Destino
Control periódico
Agente que realiza el control
ICG01
No aplicable
diverso control con diferente cadencia
La misma empresa de distribución
ICG02
No aplicable
cada 2 años
Organismo de control (OC)
ICG03
Distribución
cada 2 años
Organismo de control (OC)
Uso propio
cada 5 años
Empresa instaladora (REIG),
coincidiendo con la revisión de la instalación receptora
ICG04
Distribución
cada 2 anys
Organisme de control (OC)
Uso propio
cada 5 años
Organismo de control (OC) si VxP > 300
Empresa de criogenia e instaladora de gas si VxP ≤300
ICG05
No aplicable
cada 5 años
Organismo de control (OC)
ICG06
No aplicable
cada 5 años
Empresa instaladora (REIG),
coincidiendo con la revisión de la instalación receptora
ICG07
Suministrada desde red
cada 5 años
Empresa de distribución
Otros casos
Empresa instaladora de gas (REIG)
ICG10
No aplicable
cada 4 años
Empresa instaladora de gas (REIG)

Depende del tipo de instalación. Para las instalaciones que se detallan a continuación, sí es necesario que la persona titular tenga un contrato de mantenimiento:

  • Los centros de almacenamiento de envases de GLP (ICG02). Es obligatorio tener un contrato de mantenimiento con la empresa que realiza el mantenimiento del sistema de protección contra incendios, en su caso.
  • Los centros de almacenamiento de gases licuados del petróleo (GLP) en depósito fijo. Es obligatorio tener un contrato de mantenimiento con una empresa instaladora de gas (REIG) y un contrato de mantenimiento con la empresa que realiza el mantenimiento del sistema de protección contra incendios, en su caso.
  • Las plantas satélite de GNL. Estas plantas deben tener un contrato de mantenimiento con una empresa que disponga de un especialista criogénico. Las estaciones de servicio para vehículos de gas. Es obligatorio que la persona titular haga las operaciones de mantenimiento que sea necesario con el personal de explotación de la estación de servicio.


Para el resto de instalaciones de gas, el titular no está obligado a contratar un servicio de mantenimiento, pero, es muy recomendable que contrate uno, para tener la instalación en buenas condiciones de uso (art. 7.1).

Sí, es obligatorio tener un contrato de suministro con la empresa suministradora de envases de butano o propano (artículo 24 del Real decreto 1085/1992, de 11 de septiembre).

No. Estos aparatos no tienen la consideración de instalación receptora y, por tanto, no es necesario hacer la revisión periódica. Ahora bien, la persona titular o usuaria debe tener en buen estado de uso el aparato y la pequeña instalación asociada (regulador acoplado en el envase y tubo flexible).

Es muy importante que compruebe la caducidad del tubo flexible que conecta el aparato y que lo reemplace antes de que caduque. Los reguladores acoplados en el envase no tienen caducidad.

La persona titular es quien debe solicitar a una empresa instaladora de gas de confianza las revisiones reglamentarias (art. 7.2.2.). Si no conoce ninguna empresa instaladora de gas, solicite información a los gremios de instaladores (Ferca).
 
Por lo tanto, si tiene su instalación que se alimenta de envases de butano o propano, desconfíe de empresas instaladoras de gas que se ofrecen a domicilio con técnicas de venta agresivas para realizar una supuesta revisión de gas en estufas de butano o cocinas móviles. Habitualmente cambian los tubos flexibles y los reguladores u ofrecen un contrato de mantenimiento sin que el usuario tenga tiempo de reflexionar.
 
Consejos para las personas titulares o usuarias de estufas y cocinas móviles de butano:

  • No abra la puerta a ninguna persona que viene a hacer la revisión del gas, si no ha solicitado previamente este servicio a una empresa instaladora de confianza.
  • Desconfíe de las personas que muestran carnés no oficiales o que intentan confundir con vestimenta similar a la que usan otros servicios que quizá tiene contratados.
  • No acepte ningún tipo de trabajo que no haya solicitado previamente y de forma explícita.
  • Pedir que dejen en casa las partes y piezas que le sustituyen (tubos flexibles, reguladores, etc.), ya que pueden ser la prueba que se ha incurrido en una irregularidad.
  • Tiene derecho a conocer los precios de los servicios que se ofrecen antes de que empiecen a realizar los trabajos contratados. Las empresas tienen la obligación de tener al alcance de los usuarios la lista de precios por los servicios que prestan.
  • Exija que la persona que tiene delante esté cualificada y acreditada oficialmente. Pedidle que se acredite como instalador de gas autorizado por la Generalitat de Cataluña.
  • Exija el presupuesto detallado y completo antes de que empiece a hacer los trabajos.
  • No firme la casilla "acepto el presupuesto", si no está seguro de que lo que marca el presupuesto es lo que realmente desea.
  • Rehúse de argumentos de venta agresivos que buscan provocar angustia e inquietud. Las prisas son malas consejeras.
  • Solicite un presupuesto a varias empresas instaladoras de gas.

Las instalaciones de gas que se alimentan desde la red de gas canalizado deben pasar una inspección periódica, cada 5 años, realizada por la empresa de distribución.
 
El proceso es el siguiente (4.1.1. de la ITC ICG07 del reglamento):

  1. La empresa de distribución contacta, antes de la visita de inspección, con la persona titular. Normalmente, las empresas envían una carta a las personas usuarias, en que se informa que próximamente se hará la inspección de la instalación receptora de gas, tanto de la instalación individual como de la comuna. En la carta, se indica qué empresa acreditada por la distribuidora llevará a cabo la inspección y el coste asociado y aprobado reglamentariamente.
  2. Unos días antes de la inspección, se avisa a las personas usuarias de la finca, con una nota en la que se indica el día y la hora de la visita de inspección.
  3. Personal acreditado por la empresa de distribución realiza la inspección y comprueba que la instalación reúne las condiciones reglamentarias para su uso, y también inspecciona los aparatos de gas.
  4. Una vez realizada la inspección, el técnico entrega una copia del resultado a la persona titular o usuaria (se incluye una copia del resultado del análisis de los productos de la combustión de los aparatos de producción de agua caliente sanitaria y calderas de calefacción).
  5. Si se han encontrado anomalías principales, la instalación se precinta, total o parcialmente, según el tipo de anomalía, quedando fuera de servicio. En este caso, la persona usuaria debe solicitar los servicios de una empresa instaladora de gas para corregir los defectos.
  6. Si se han encontrado anomalías secundarias, la persona usuaria dispone de 6 meses para hacer las correcciones que sean necesarias, por medio de una empresa instaladora de gas.
  7. Las correcciones de los defectos se deben comunicar a la empresa de distribución.

Si por cualquier motivo no está en casa los días que se realiza la inspección, llame a la empresa de distribución con antelación suficiente para concertar la visita otro día. Si esto no es posible, la empresa de distribución hará una segunda visita dentro de los 6 meses siguientes a la ausencia.

La inspección es una obligación de la empresa de distribución, y la persona usuaria tiene el deber de facilitarle el cumplimiento de esta obligación. En este aspecto, una ausencia que persiste (ausencia en la segunda visita) o la persistencia de defectos implica un agravio comparativo con el resto de personas usuarias que cumplen con su obligación. Además, coloca la instalación no inspeccionada o sin corregir en una situación de incertidumbre sobre la aptitud de uso, lo que abre la posibilidad de que la empresa de distribución solicite a la Administración, el corte de suministro.

El Decreto 291/1991, de 11 de septiembre , de la Generalitat de Catalunya, fija la posibilidad de que la empresa de distribución corte el suministro a la instalación, si no tiene constancia de la corrección de los defectos encontrados (art. 5.7). En los mismos términos, el Real Decreto 1434/2002, de 27 de diciembre, que regula la actividad de transporte, distribución y comercialización de gas natural, permite que la empresa de distribución corte el suministro (art. 56).

Consejos:

  • Comuníque cualquier modificación, ampliación y corrección de defectos a las empresas de distribución y suministro.
  • Un corte de suministro, además de ser una molestia para el usuario, tiene un componente económico de penalización para restablecer el servicio (si el corte de suministro es total, se abonarán de nuevo los derechos de conexión).

Los criterios de inspección y revisión de las instalaciones receptoras de gases combustibles se encuentran recogidos en las normas UNE 60670 o UNE 60620, y están relacionados con la presión de alimentación de la instalación. Tanto si se trata de una inspección como de una revisión, los controles son los mismos.

Los puntos básicos que hay que comprobar, entre otros, son los siguientes:

  1. En la instalación común:
    • la estanqueidad de la instalación y que no haya fugas
    • ventilación del recinto de contadores
    • estado general de la instalación común
    • instalación eléctrica del recinto de contadores
    • existencia de instalaciones ajenas a la del gas en el recinto de contadores
    • existencia de materiales defectuosos o en mal estado
    • estado y accesibilidad de las llaves de corte

  2. En la instalación individual:
    • la estanqueidad de la instalación y que no haya fugas
    • que no haya aparatos de circuito abierto en baños o duchas y dormitorios
       la fecha de caducidad y el estado del tubo flexible (también se comprueba que no esté en contacto con partes calientes)
    • que haya dispositivo de seguridad y ventilaciones, y que el local donde se encuentra tenga las dimensiones correctas (en los aparatos de circuito abierto)
    • el estado de los conductos de evacuación de los productos de la combustión
    • si hay interacción entre la campana de extracción de humos de la cocina y la caldera
    • el estado de las llaves de corte (también se comprueba de qué materiales están hechas) y el estado del deflector de salida de los productos de la combustión
    • las condiciones de las tuberías que atraviesan falsos techos o cavidades
    • la ventilación
    • la existencia de un sistema de detección y corte de gas, según la norma UNE 60670-6
    • que hay combustión higiénica de los aparatos con tamaños de monóxido de carbono en los aparatos de circuito abierto

La persona titular o usuaria de la instalación receptora es responsable de cumplir con el control periódico (revisión) de la instalación y debe solicitar este servicio a una empresa instaladora de gas. En este caso, la Administración no fija el importe del coste de la revisión y son las empresas instaladoras de gas las que ofrecen este servicio y fijan el importe. Por ello, es importante que pida más de un presupuesto.

Si el resultado de la revisión es positivo, debe hacer llegar a la empresa de suministro una copia de la revisión. Si se detectan anomalías, se deben corregir y se enviará el resultado de la revisión a la empresa de suministro y la corrección de defectos.
 
Las empresas de suministro no pueden suministrar gases combustibles para instalaciones que no reúnen las garantías de seguridad y aptitud de uso.

Los surtidores de carburantes de las estaciones de servicio pasan un control metrológico cada año, y se puede comprobar, porque el aparato dispensador lleva una etiqueta de control metrológico. En esta etiqueta, se indica la fecha de caducidad de la revisión metrológica.

Sin embargo, si cree que la cantidad de carburante dispensada no es la correcta, puede pedir a la estación de servicio una comprobación con el aforo patrón que debe tener para contrastar la medida.

Puede tramitar su queja o denuncia en la Dirección General de Energía, Minas y Seguridad Industrial.

Los biocombustibles deben cumplir con unas especificaciones de calidad, según la norma UNE-EN 14214. Se debe guardar en el taller el máximo de biocombustible posible como muestra para analizar en las mejores condiciones de temperatura (10-20 º C) y de estanqueidad y en recipientes completamente exentos de agua.

Presentar de manera inmediata una reclamación a la Dirección General de Energía, Minas y Seguridad Industrial o a los servicios territoriales correspondientes de Girona, Lleida, Tarragona o Tierras de l'Ebre, en función de la ubicación de la Estación de Servicio implicada. En esta reclamación se deberá solicitar un análisis del biocombustible. Hay que adjuntar el recibo y que indique los datos de la estación de servicio donde se compró el carburante, los datos del taller donde se guarda el carburante y la marca del vehículo. En el caso de que el analisis dé como resultado una mala calidad del biocombustible, se enviaría a la Agencia Catalana de Consumo el resultado para resolver el tema de daños y perjuicios.

Si, en cambio, el biocombustible cumple con la normativa, esto supone que el vehículo no es apto para consumir biocarburante, y entonces hay que averiguar las instrucciones del fabricante del vehículo donde claramente se especifique su no adecuación al uso de biocombustibles.