• Comparte a Telegram
  • Comparte a WhatsApp
  • Imprimir

Mapas y rutas

Las últimas etapas del Camino Ignaciano recorren las Terres de Lleida y la Cataluña Central, atravesando las comarcas del Segrià, Pla d’Urgell, Urgell, Segarra, Anoia y Bages. Los 183 kilómetros antes de llegar a la Cueva de San Ignacio, en Manresa, permiten disfrutar de un viaje espiritual e introspectivo y al mismo tiempo descubrir los atractivos de los espacios naturales, pueblos y ciudades que atraviesa.

En este mapa eminentemente turístico, se indica, a través de pictogramas, los principales atractivos y recursos turísticos de Cataluña. En su reverso podemos encontrar una información general que va desde características geográficas, climáticas y culturales, hasta las formalidades necesarias de entrada a nuestro país, así como comunicaciones, fiestas populares, clubes de golf, estaciones de esquí, puertos deportivos, parques naturales, clubes automovilísticos, consulados, oficinas de turismo, etc.

 

 

Propuestas que nos acercan al apasionante mundo del aceite y, de paso, nos permiten conocer el patrimonio, los paisajes y la gastronomía de los territorios oleícolas.

La Ruta 1714 es una propuesta turística que se puede seguir íntegramente o por etapas. La mayoría de sus monumentos están situados a lo largo del Eix Transversal, en la Cataluña central, una zona con muchas sorpresas por descubrir. Cada uno de estos lugares cuenta con una oferta cultural propia o en su entorno de gran interés. Además de revivir la historia, recorrer la Ruta 1714 trasladará al visitante al periodo de la Cataluña moderna y lo acercará al interesante legado artístico del barroco. Los municipios que forman parte de esta ruta también ofrecen un amplio abanico de actividades de ocio o al aire libre. Además, muchos de estos lugares cuentan con espectaculares vistas panorámicas de los paisajes de los alrededores y/o itinerarios que se pueden recorrer a pie o en bicicleta. La oferta gastronómica es abundante, con restaurantes que ofrecen adaptaciones de recetas de la cocina que se hacía en el siglo XVIII.

Las vías verdes son infraestructuras de comunicación en desuso, que se han acondicionado para convertirlas en recorridos para cicloturistas y senderistas. La mayoría son antiguos trazados ferroviarios que conservan los elementos patrimoniales -túneles, puentes, vías o estaciones- y constituyen una propuesta de turismo tranquilo, sostenible y alternativo. La principal característica de las vías verdes es que no permiten la circulación de vehículos motorizados y tienen un trazado accesible e integrado en el medio natural.

Fecha de actualización:  16.11.2018