La Ley 13/2002 de Turismo de Cataluña, el Decreto de Turismo 75/2020 y el resto de disposiciones reglamentarias en materia turística, en la línea de lo que también recoge la Directiva europea 2006/123/CE de servicios en el mercado interior, comparten como objetivo explícito el de fomentar un alto nivel de calidad de los servicios turísticos propios mediante las políticas de calidad adecuadas para disponer de un sistema de calidad integral, integrador y universal. El sistema catalán de calidad turística, cuya estructuración recoge la Orden EMO/418/2012, de 5 de diciembre, es el conjunto de herramientas e instrumentos técnicos, jurídicos, económicos y humanos que la administración turística de Cataluña y los agentes privados del sector turístico disponen y gestionan con el fin de garantizar la proyección competitiva de Cataluña como destino turístico de alto valor añadido. El sistema de calidad turística de Cataluña se estructura en dos grandes ámbitos funcionales: la categorización y la excelencia turísticas. La categoría turística identifica las características específicas de cada empresa, establecimiento o actividad concreta. La excelencia permite determinar y garantizar al usuario que la gestión de la oferta turística solicitada y la atención al cliente satisfarán sus expectativas en relación con las características de la empresa, establecimiento o actividad reconocidas y anunciadas.