Tienen esta consideración aquellos establecimientos y actividades que siendo ofrecidos mediante precio, contribuyen a dinamizar el turismo y favorecen las estancias en el territorio. No están regulados por la normativa sectorial turística, pero se pueden inscribir en el Registro de Turismo de Cataluña de forma voluntaria.