El conjunto de iglesias románicas del valle de Boí constituye uno de los valores patrimoniales más importantes de Cataluña y ha sido reconocido internacionalmente por su valor artístico como patrimonio mundial. En esta etapa, la ruta centra su interés en el románico del valle de Boí y en las circunstancias que permitieron la construcción de estos templos en el marco de la Cataluña condal.

El itinerario recomendado

Las iglesias del valle de Boí se encuentran diseminadas por los pequeños núcleos de población del municipio de Barruera. Se recomienda partir de Erill la Vall, donde se ubica el Centro de Interpretación del Románico, y emprender posteriormente el recorrido por las pequeñas poblaciones donde se encuentran las iglesias. Si se dispone de tiempo, se puede aprovechar la ocasión para disfrutar del Parque Nacional de Aigüestortes; la Casa del Parque se encuentra en el cercano núcleo de Boí.

Ribagorça_mapa

Información relacionada

La historia: los Erill, condes mecenas

El condado de Ribagorza nace a partir del 920, una vez desmembrado el antiguo condado de Pallars-Ribagorza, que en el siglo IX constituía una de las divisiones territoriales de la Marca Hispánica, adscrita en este caso a la casa de Tolosa, y que incluía, además de Ribagorza, los vecinos Pallars Jussà y Pallars Sobirà.

Originariamente dentro del condado de Ribagorza, a lo largo del siglo siguiente el valle de Boí fue objeto de disputas entre los condados de Pallars. Sin embargo, durante los siglos XI y XII se desarrolló a la vez una intensa actividad constructiva que daría como resultado la creación de un conjunto excepcional de iglesias de estilo románico de influencia lombarda, que en época contemporánea ha sido merecedor de la distinción de patrimonio mundial.

Las circunstancias que explican esta prolífica producción arquitectónica se encuentran en el contexto del desarrollo y la pujanza de los señores de Erill, en un momento en el que el proceso de feudalización se consolida. Fruto de este proceso, se liga a los campesinos a la tierra, y se les somete a la dependencia de los señores que ostentan el dominio de las tierras que trabajan. Al mismo tiempo, las luchas condales contribuyen al enriquecimiento del linaje y al aumento de su poder en el valle.

Así, a partir de finales del siglo XI y principios del XII, los señores de Erill participaron en las campañas de reconquista de Alfonso el Batallador, rey de Aragón. Los botines obtenidos en estas expediciones, además de aportarles una rápida ascensión en el ámbito social, les proporcionaron recursos suficientes para emprender la construcción de las iglesias del valle de Boí, de acuerdo con la voluntad de los Erill de plasmar y exhibir su prestigio y su ascenso social en el territorio.

Los esculturales campanarios marcaron la configuración del valle de Boí, a la vez que, en el interior de las iglesias, las imágenes escultóricas y los conjuntos de pintura mural que las ornamentaban debían marcar a los habitantes del valle con los valores espirituales de la sociedad medieval.

Puntos destacados del condado de Ribagorza

VISITA AL CONJUNTO ROMÁNICO DEL VALLE DE BOÍ

El conjunto románico del valle de Boí fue declarado patrimonio mundial por la UNESCO en el año 2000. Encabezadas por la iglesia de Sant Climent de Taüll, estas iglesias representan el máximo exponente del románico en Cataluña. Son nueve en total: la ya mencionada Sant Climent de Taüll, Santa Maria de Taüll, Sant Joan de Boí, Santa Eulàlia d’Erill la Vall, la Nativitat de Durro, Sant Quirc de Durro, Sant Feliu de Barruera, Santa Maria de Cardet y Santa Maria de l’Assumpció de Coll.

Punto de acogida
Oficina de Turismo de Barruera
Passeig de Sant Feliu, 43
25527 Barruera (Alta Ribagorça)
Tel.: (+34) 973 694 000

Información relacionada

CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL ROMÁNICO DEL VALLE DE BOÍ

Aconsejamos que se visite en primer lugar el Centro de Interpretación del Románico, donde un moderno programa museográfico proporciona al visitante las claves básicas para entender la importancia y la originalidad de las iglesias que se extienden por todo el valle. Asimismo, en el centro se encontrará información sobre la posibilidad de hacer visitas guiadas o individuales y los horarios de apertura de todas las iglesias que se pueden visitar. Además de la visita obligada a Sant Climent, recomendamos visitar el resto de templos, o al menos alguno, ya que sólo de esta forma se llegará a apreciar la magnificencia del románico. Incluso cuando dos iglesias puedan parecer a simple vista iguales, de cerca todas son diferentes y no dejarán de sorprender.

Dirección
C/ del Batalló, 5
25528 Erill la Vall (Alta Ribagorça)
Tel.: (+34) 973 696 715

Ribagorça - Centre d'Interpretació del romànic de la Vall de Boí

Información relacionada

SANT CLIMENT DE TAÜLL

Consagrada en el año 1123 por Ramón Guillermo, obispo de Roda-Barbastro, se trata de una verdadera joya arquitectónica. Es el prototipo de iglesia románica de planta basilical, con tres naves separadas por columnas y con cubierta de madera a dos aguas, cabecera con tres ábsides y campanario de torre. El Pantocrátor de Sant Climent de Taüll ha sido la imagen emblemática más utilizada para representar el románico catalán. El original se conserva en el MNAC. En la iglesia podemos ver una copia, junto con otros fragmentos de pintura original entre los que destaca la escena de Caín y Abel.

SANTA MARIA DE TAÜLL

Se encuentra a pocos metros de la iglesia de Sant Climent, de la misma época. Ambas se erigieron a la vez. Tiene planta basilical con tres naves y tres ábsides; los más pequeños son los laterales. La decoración es lombarda, siguiendo el estilo rural de las otras iglesias del valle de Boí. La torre no es exenta, como sí lo es la de Sant Climent, pero sigue las mismas pautas. Las pinturas rurales que conformaban el interior fueron trasladadas al MNAC a principios del siglo XX.

SANT JOAN DE BOÍ

Es la iglesia que conserva más elementos arquitectónicos del primer momento constructivo que se produce en el valle de Boí en el siglo XI. Corresponde al estilo románico lombardo, con tres naves, ábside central y dos absidiolos. Los muros (tanto en el interior como en el exterior) fueron decorados con pinturas románicas al fresco, obra del llamado maestro de Boí; estas también se encuentran en el MNAC.

Mire la panorámica 360º!

Necesita el programa Quicktime para verla.

Información relacionada

SANTA EULÀLIA D’ERILL LA VALL

En Santa Eulàlia encontramos uno de los mejores campanarios del valle, una esbelta torre de planta cuadrada y seis pisos de altura con decoración propia del románico lombardo. Alineado con el de Boí y el de Taüll, el campanario cumplía la función de comunicación y vigilancia del territorio. En el interior de la iglesia podemos contemplar una copia del grupo escultórico del Descendimiento de la Cruz, el único que se conserva entero del taller de Erill.

Ribagorça_Santa Eulàlia d'Erill la Vall

NATIVITAT DE DURRO

La iglesia de la Nativitat de Durro debió de construirse en una época ligeramente posterior que la del resto, aunque se integre dentro del conjunto. Es un templo de proporciones notables, testimonio de la importancia del pueblo de Durro en la edad media. También destacan la portada esculpida y el pórtico. Algunas transformaciones posteriores aportaron al templo nuevos espacios, como dos capillas góticas y la sacristía barroca.

Ribagorça_Nativitat de Durro

SANT QUIRC DE DURRO

Se trata de una iglesia muy sencilla arquitectónicamente, pero situada en un marco privilegiado, en la montaña de Durro, a una altitud de 1.500 metros. Su emplazamiento no es aleatorio, sino que se trata de una marca territorial vinculada al espacio social trabajado por la comunidad y a la tradición de origen pagano de córrer falles (hacer correr fallas).

SANT FELIU DE BARRUERA

La iglesia parroquial de Sant Feliu se sitúa fuera del núcleo antiguo del pueblo de Barruera, como es frecuente en la mayoría de las iglesias del valle. Encontramos elementos arquitectónicos de los dos grandes momentos constructivos presentes en el valle de Boí en los siglos XI y XII.

Ribagorça_Sant Feliu de Barruera

SANTA MARIA DE L’ASSUMPCIÓ DE COLL

Santa Maria de l’Assumpció de Coll perteneció a un antiguo monasterio benedictino. Es un templo románico que tiene características propias que lo diferencian de las demás iglesias del valle. Fue consagrada en el año 1110.

SANTA MARIA DE CARDET

Santa Maria de Cardet es del siglo XII (con modificaciones del siglo XVIII) y se encuentra edificada en el extremo del pueblo. Su ábside es el que tiene más altura de entre todos los de las iglesias del valle.

Fecha de actualización:  30.05.2011