El antiguo condado de Besalú ocupaba las tierras de la actual comarca de la Garrotxa. Los rasgos esenciales del paisaje de esta comarca son dos: la frondosidad de los bosques y el mar de lava solidificada que cubre el subsuelo, resultado de la intensa actividad volcánica que ha caracterizado este territorio. El condado de Besalú y, concretamente, su capital, la villa de Besalú, es un espacio idóneo para que el visitante descubra el pasado medieval heredado de la época de los condes.


 

Información relacionada

El itinerario recomendado

De Besalú a Santa Pau. Si se dispone de un solo día, recomendamos la visita a la villa condal de Besalú; con un día adicional, se puede visitar el núcleo medieval de Santa Pau. Saliendo de Besalú, la ruta discurre hacia el sur, en dirección a Banyoles. Una vez bordeado el lago de Banyoles por su lado occidental, el camino sigue en dirección oeste, hacia el interior de la comarca, hasta Santa Pau.

Besalú_itinerari

Información relacionada

La historia: Bernardo I de Besalú, Tallaferro

La historia de los orígenes del condado de Besalú está fuertemente vinculada al periplo vital de Bernardo I de Besalú, Tallaferro (ca. 970-1020), biznieto de Wifredo el Velloso e hijo de Oliba Cabreta, conde de Cerdaña y Besalú.

A la muerte de su padre, en el año 990, Bernardo gobernó los condados heredados de Cerdaña y Besalú junto con su madre, Ermengarda, y sus dos hermanos, Wifredo y Oliba. La muerte de Ermengarda supuso la separación de los condados entre los hermanos. A Wifredo le correspondió el condado de Cerdaña y a Bernardo el condado de Besalú y los dominios de Vallespir y de Fenollet. Así, Bernardo se convirtió en el primer conde de Besalú e inició un linaje independiente. La renuncia de su hermano, el abad Oliba, al condado de Ripoll hizo que Bernardo dominase también estas tierras.

A lo largo de su vida, Bernardo I de Besalú participó en distintas empresas militares, como la expedición a Córdoba contra el califato. Fruto de su pericia y su habilidad como jefe militar, fue apodado con el sobrenombre de Tallaferro.

El gobierno de Bernardo I de Besalú se vio determinado por el objetivo de convertir la capital del condado en sede de un nuevo obispado; así, en el 1016, Bernardo I y su hermano, el abad Oliba, viajaron a Roma para solicitárselo al papa Benedicto VIII. Pese a las reticencias de las diócesis vecinas, Besalú se convirtió, por un breve periodo de tiempo, entre el 1017 y el 1020, en sede del nuevo obispado, del que fue obispo Wifredo, hijo de Bernardo.

Bernardo falleció de forma accidental durante uno de sus viajes, camino de Provenza. Sus restos fueron trasladados a la abadía de Santa Maria de Ripoll, donde su hermano Oliba le dio sepultura.

A lo largo de los más de veinte años que duró su gobierno, Bernardo estableció los fundamentos políticos y económicos que permitirían el futuro desarrollo del condado de Besalú y, especialmente, de su capital. Así, durante los siglos XII y XIII, Besalú vivió una intensa actividad constructiva con obras como el puente, el miqvé (baños judíos), la iglesia del monasterio de Sant Pere y la de Sant Julià, el antiguo hospital de peregrinos, la casa Cornellà, la iglesia de Sant Vicenç y la sala gótica del palacio de la curia real.

Besalú_Bernat I de Besalú

Puntos destacados del condado de Besalú

Visita a la villa condal de Besalú

Besalú es el núcleo principal de esta etapa de la ruta. Paseando por sus calles, el visitante descubrirá un espléndido conjunto medieval y conocerá la historia de una de las villas más fascinantes de la Cataluña medieval, tanto por su monumentalidad como por la singularidad de algunos de los edificios que conserva.

La visita a Besalú gira en torno a dos espacios principales: la judería, con un núcleo formado por los restos de la sinagoga, el miqvé y el portal de los Judíos, y el núcleo del monasterio de Sant Pere, junto con el hospital de Sant Julià y la curia real. Si se desea, se puede completar con la visita a la iglesia parroquial de Sant Vicenç, las ruinas de Santa Maria de Besalú y las del castillo condal. Para ver estas dos últimas, debe concertarse una visita en la Oficina de Turismo, ya que actualmente se encuentran en terrenos de propiedad privada.

Información práctica

Hay un gran aparcamiento a disposición de los visitantes a la entrada de Besalú, al lado del famoso puente. Es conveniente que, después de aparcar, el visitante se dirija a la Oficina de Turismo del centro de la ciudad, ya que desde allí se organizan las visitas guiadas a algunos de los edificios que de otra forma no se pueden visitar

Punto de acogida
Oficina de Información y Turismo
Pl. de la Llibertat, 1
17850 Besalú (Garrotxa)
Tel.: (+34) 972 591 240

Información relacionada

La judería

A la judería de Besalú se accede por un pequeño portal al final del cual se encuentra una plaza con la sinagoga, el miqvé y el portal de los Judíos, comunicado con las primeras por una calle que tiene un empedrado que se ha conservado casi intacto.

La sinagoga

El 4 de octubre de 1264, Jaime I el Conquistador otorgó un privilegio a la comunidad judía de Besalú para poder construir la sinagoga o schola judeorum, el edificio público más importante de la judería y centro de vida de la aljama, donde se oraba y se leía y explicaba la Torá y otros textos bíblicos. De visita libre, en esta plaza el visitante encontrará unos paneles que le ayudarán a entender los restos conservados.

El Miqvé

Relacionado con la sinagoga, el miqvé es un edificio singular único en Europa. Consiste en una cámara subterránea de piedra, cubierta por una bóveda de cañón con una pequeña ventana para la ventilación y la iluminación. La ley mosaica exige para el baño ritual una fuente de agua corriente, no estancada. La purificación mediante inmersión era imprescindible en las prácticas religiosas judías, después del parto y de la menstruación para la mujer, y antes del sabbat y el Yom Kippur para el hombre religioso. 

El portal de los judíos

El visitante descubrirá bajo la sinagoga y en dirección al río una calle medieval original con unos escalones y un empedrado descubiertos en el 2007 con motivo de una excavación arqueológica. Era la antigua vía de salida de los judíos de Besalú, que para acceder a la villa debían abandonar la judería por este portal y volver a entrar a la ciudad por la entrada principal, la del puente.

El monasterio de Sant Pere

El único testimonio completo que queda del antiguo monasterio de Sant Pere es su iglesia principal. El deambulatorio, profusamente decorado, no es un elemento corriente en las iglesias de la época, y por ello los estudiosos piensan que fue obra de un arquitecto francés. Fue una iglesia de peregrinaje; a mano derecha, mirando hacia el altar, el visitante podrá ver una puerta situada a una gran altura donde se conservan bien resguardadas las reliquias más importantes, que muchos peregrinos iban a adorar.

El hospital de Sant Julià

Besalú fue un importante centro de peregrinaje de la cristiandad, por lo que debía disponer de distintos hospitales que acogiesen a los peregrinos. Este, el de Sant Julià, es el único que ha llegado hasta nuestros días. Al lado de la iglesia de Sant Pere, y yendo hacia la curia real, el visitante podrá admirar su fachada. Se trata de una portada de una gran profundidad decorada con capiteles corintios y de leones. 

La curia real

El edificio de la curia real está presidido por una gran sala gótica desde la que se pueden observar fragmentos recuperados de la muralla del siglo XI que habían quedado cubiertos bajo edificaciones posteriores. En la planta baja de este edificio se ha instalado un audiovisual que narra toda la historia de Besalú, desde sus orígenes más remotos hasta la actualidad más reciente; a través de este, el visitante podrá formarse una idea clara de lo que fue la corte de Tallaferro.

Puntos de interés del condado

Santa Pau ofrece un buen complemento a la etapa principal de esta ruta y permite al visitante adentrarse en el corazón natural y salvaje del antiguo condado de Besalú.

Conjunto medieval de Santa Pau

Además del encanto del núcleo antiguo, Santa Pau constituye un lugar privilegiado para descubrir el Parque Natural de La Garrotxa. El núcleo medieval de Santa Pau, configurado en torno al castillo, la iglesia y la plaza porticada, fue declarado conjunto histórico-artístico en 1970. Actualmente, el patronato de turismo del municipio ofrece distintos itinerarios para descubrir la localidad. Recomendamos al visitante dirigirse en primer lugar a la Oficina de Información Turística.

Punto de acogida
Oficina de Información Turística de Santa Pau
Pl. Major, 1. Can Vayreda
17811 Santa Pau (Garrotxa)
Tel.: (+34) 972 680 349

Besalu_Santa Pau2

Información relacionada

Fecha de actualización:  26.05.2011