Desde las Terres de Lleida hasta la Cataluña Central atravesando las comarcas del Segrià, Pla d?Urgell, Urgell, Segarra, Anoia y Bages, sea a pie, en bicicleta o a caballo el peregrinaje no solo representa hacer un camino espiritual de introspección personal, sino que supone, a la vez, el privilegio de poder disfrutar de toda la riqueza natural, paisajística y cultural que ofrece el Camino Ignaciano a su paso por Cataluña.